Nuestras armas

Nosotros no tenemos 

armas de fuego, 

nuestra arma 

es la palabra, 

es la pintura, 

es el teatro, 

es la cultura.

Ellos si las tienen, 

ellos pueden ostigarte, 

flagelarte, 

denostarte 

encarcelarte 

o incluso matarte. 

Pero si no consiguen 

doblegar tu espíritu 

si no consiguen 

que muera en ti 

la palabra 

si no consiguen 

que olvides 

eso que sientes 

cuando lees un libro 

o escribes un poema 

o pintas un cuadro. 

Entonces ellos 

nunca ganarán, 

entonces nosotros 

siempre seremos libres.

Carlos Rodrigo Cristóbal 

#ElAireDelTiempo

Miguel Hernández Gilabert. (Orihuela, 30 de octubre de 1910 – Alicante, 28 de marzo de 1942)

Tal día como hoy en 1942 moría el poeta y dramaturgo Miguel Hernández, quizás uno de mis poetas españoles más queridos y leído y sin duda el que en mi opinión mejor explicó el sentimiento del pueblo en una época en la que al mismo se le cohartaba su voz con miedo y plomo.


Miguel Hernández Gilabert. (Orihuela, 30 de octubre de 1910 – Alicante, 28 de marzo de 1942). Poeta y dramaturgo español.
De familia humilde, tiene que abandonar muy pronto la escuela para ponerse a trabajar; aún así desarrolla su capacidad para la poesía gracias a ser un gran lector de la poesía clásica española. Forma parte de la tertulia literaria en Orihuela, donde conoce a Ramón Sijé y establece con él una gran amistad.

A partir de 1930 comienza a publicar sus poesías en revistas como El Pueblo de Orihuela o El Día de Alicante. En la década de 1930 viaja a Madrid y colabora en distintas publicaciones, estableciendo relación con los poetas de la época. A su vuelta a Orihuela redacta Perito en Lunas, donde se refleja la influencia de los autores que lee en su infancia y los que conoce en su viaje a Madrid. 
Ya establecido en Madrid, trabaja como redactor en el diccionario taurino de Cossío y en las Misiones pedagógicas de Alejandro Casona; colabora además en importantes revistas poéticas españolas. Escribe en estos años los poemas titulados El silbo vulnerado e Imagen de tu huella, y el más conocido El Rayo que no cesa (1936).
Toma parte muy activa en la Guerra Civil española, y al terminar ésta intenta salir del país pero es detenido en la frontera con Portugal.  Condenado a pena de muerte, se le conmuta por la de treinta años pero no llega a cumplirla porque muere de tuberculosis el 28 de marzo de 1942 en la prisión de Alicante.

Durante la guerra compone Viento del pueblo (1937) y El hombre acecha (1938) con un estilo que se conoció como “poesía de guerra”. En la cárcel acabó Cancionero y romancero de ausencias (1938-1941). En su obra se encuentran influencias de Garcilaso, Góngora, Quevedo y San Juan de la Cruz.

Soberanía popular

Obedecemos porque creemos que tomamos nuestras propias decisiones, pero no es verdad que decidamos, la mayoría de las veces no decidimos nada, somos los peones en una partida diseñada por otros.

No deciden las mujeres sobre su propio cuerpo, ni sobre sus condiciones laborales, ni sobre sus vidas que a veces les son arrebatadas.

David no decide sobre Golliat, solo pelea, y gana algunas batallas, pero la mayoría de las veces se lleva la peor parte, porque los pueblos pequeños no deciden sobre los gigantes, tampoco los parlamentos, por mucho que les coloquen el adjetivo Democrático, pues por encima de ellos, hay siempre otros, a veces menos democráticos, pero mas poderosos.

Nunca decidieron tampoco los campesinos, mas pegados a la tierra que a los grandes poderes, antes dependientes de los vientos, ahora de las semillas de Monsanto que les robas el futuro y nos envenenan y por supuesto no decidimos sobre lo que vemos, ni a veces sobre lo que pensamos y cuando lo hacemos no nos dejan altavoces para contarlo, por eso cuando me pongo a pensar sobre el concepto de “Soberanía” pienso en como los ciudadanos podemos decidir sobre nuestras vidas, y siempre llego a la misma conclusión, la verdadera soberanía popular tiene que ser colectiva, obrera, de izquierdas, feminista y municipalista.

Creo que es la única manera de ganar batallas, de vivir con decencia, y seguir adelante sin dejarse avasallar por esos poderes que nos quieren pequeños, sometidos e individualistas. No podemos olvidar que una cadena, siempre, es tan fuerte como lo sea su eslabón mas débil.

“Vida nueva” de Dante Alighieri 

En 1293 un Dante de 28 años se iniciaba en la política, (camino que le llevaría al exilio de su amada Florencia) y a la vez escribiría su primer libro “Vida nueva” en el se utilizan por primera vez los soneto, aunque el inventor oficial de este recurso poético como tal sea Francesco Petrarca (1304/1374) ya que Dante intercalaba partes de prosa en estos sonetos, a veces brillantes a veces erráticos. 
Se cuenta la historia del amor por Beatriz. Pero no sólo eso, se utiliza por primera vez en la historia el sujeto de el amor como figura física y tangible más allá del concepto etéreo, figura que años después sería capital en la composición de la filosofía de Schopenahuer. 

Este libro se considera el preludio de lo que luego fue “La divina comedia”, llamada originalmente Comedia (Commedia) por Dante y rebautizada con el prefijo Divina (Divinna) por Boccacio por sus alegorías religiosas que ya estés muy presentes en este muy recomendable libro.

El simbolismo alegórico es muy extenso y va desde la creación del mundo según el catolicismo a cieros concepto romanicos muy arraigados en la Italia del siglo XIII/XIV.

DIARIO DE UN AUTOBUS

Os preguntareis como es posible que un autobús os este hablando, y aun mas, como es posible que tenga conciencia, pues si os digo la verdad no lo se, pero bueno, esto es España, aquí todo es posible excepto las dimisiones, así que porque no va a escribir un autobús su propio diario, a lo mejor hasta me hago best seller como la Esteban.

Como cada día me despiertan a las cinco para ir a trabajar, con el sueño que tengo me toca de nuevo ponerme en marcha, otra vez a la misma rutina de siempre.

Yo siempre pensé que iba a ser un coche de carreras, o un autocar de esos que transportan a grandes grupos de rock a lo largo y ancho del país, siendo testigo de noches de fiesta sin fin y orgías entre los asientos, pero no, como decía mi padre, la vida no esta hecha para soñadores, y los que nacemos pobres, tenemos que conformarnos con oficios para pobres.l

En fin, que le vamos a hacer, al menos tengo trabajo, me han hablado de muchas furgonetas de la construcción que llevan meses sin moverse, están aparcadas en la calle, tiene que ser horrible, estar parado tanto tiempo, pasar frio, calor, pufff yo por lo menos duermo todas la noches resguardado.

Mira, por ahí aparece Benjamín, madre mía que cara trae esta mañana, seguro que ayer se lio a tomarla con sus amigos.

Bueno parece que hoy se ha duchado, menos mal, algo es algo.

Nos ponemos en marcha, primero a repostar que uno sera un autobús, pero oye también tiene derecho a desayunar.

Empezamos la ruta, todavía es de noche, y la verdad es que hace un poco de frio, no hay nadie por la calle, no me extraña, cada día es igual, la gente quiere apurar hasta el ultimo segundo para levantarse de la cama, antes de ir a sus trabajos, que imagino serán tan monótonos como el mio.

Siempre dije que lo peor de este trabajo que me ha tocado desempeñar era precisamente la monotonía, tener que hacer tantas veces al día el mismo recorrido me acaba aburriendo soberanamente, eso si, lo mas divertido que tiene esta ocupación es la gente, ves a tanta gente distinta, que no te da tiempo a aburrirte, desde esos matrimonios que tienen conversaciones insustanciales, a los adolescentes y sus hormonas en plena ebullición, y bueno cuando se sube una chica guapa ya es lo mas, se hace un silencio sepulcral y todos se la quedan mirando, ¡es graciosisimo!

Bueno parece que ya empieza a subirse gente, esos dos no se quienes son, pero mira ahí esta Ramón, menudas ojeras trae, como se nota que hoy es jueves y ya le pesa la semana, bueno, procurare no hacer mucho ruido con el motor para que al menos duerma este rato hasta que se baje en su parada.

Anda si ahí vienen marisol y su amiga, como siempre tan animadas, con esas risas tan escandalosas pero que dan tanta luz y color al espacio que ellas habitan.

Bueno, y este que acaba de subir quien es, el otro día oí hablar a una viajera que hacia yoga que la gente transmite energía, pues igual que ella transmitia solo energía positiva (ojala todo el mundo fuera como ella), este individuo transmite todo lo contrario, su traje, corbata y ese maletín me recuerdan a los capullos que se niegan a hacerme la revisión, como pueda pego un frenazo cuando se vaya a bajar a ver si se cae de bruces.

Y así avanza mi día, sin parar de repetir la misma ruta, pero con caras, comportamientos y situaciones distintas.

Esos niños que suben creyéndose los reyes del mundo y poniendo los pies en los asientos, ¿los pondrán en los asientos de su casa?, los gritos, las risas, el amor y las discusiones de tan diversas parejas que pasan durante tantas horas por mis asientos.

Muchas veces pienso que si Freud hubiera sido un autobús habría enloquecido con todo lo que aquí se experimenta.

Pero si hasta el otro día tuvieron sexo en mis asientos de atrás, ¡menos mal que no me dejaron manchas madre mía!

En fin,después de un largo día, POR FIN llega la noche, y por fin puedo descansar, aburrido de llevar todo el día haciendo la misma ruta, pero sabiéndome afortunado por todo lo positivo que mi vida de autobús me da, hoy, vuelvo a dormir a cubierto, vuelvo a saber que mañana no me pudriré en este garaje, y hoy vuelvo a saber que Benjamín mañana sera quien me conduzca, que oye, nunca sera un ejemplo de higiene corporal pero al menos es buen conductor, así que nada, os dejo dormir, si mañana me queréis ver y de paso salir en mi diario, buscarme en la parada del 137.

LAS LAGRIMAS DE OTOÑO

Siempre pensé, que estos días lluviosos, ciertamente melancólicos,sirven para dos cosas, una es para leer, una de mis grandes pasiones, y la otra es para recordar, la nostalgia y la lluvia suelen estar siempre muy unidas, al menos en mi cerebro y en mi corazón.

En días como hoy recuerdo muchas cosas, risas, juventud, locuras, el nacimiento de mis hijas, los amores perdidos y los encontrados gracias a la casualidad… pero hoy no se por que, recuerdo, a mi padre, miro por la ventana, y cada lagrima que cae del cielo, me trae un recuerdo de el.

Jamas olvidare algunas conversaciones, tanto positivas como negativas que tuve con el, se que el hombre, el marido, y sobre todo el padre que soy,es gracias a el, a lo que el me enseño a ser, y porque no decirlo a lo que descubrí que no quería ser en ningún momento de mi vida.

Recuerdo un día que en mi pueblo, Rejas de Ucero en la provincia de Soria, tuve una conversación con mi padre, siendo el muy joven y yo aun muy niño, me dijo estas palabras:

-La tierra esta viva hijo, dale tu amor y tu compresión, cuídala y ella te corresponderá con creces.

Yo me quede con los ojos muy abiertos, pensando que a mi padre, que no era mas mayor que yo ahora se le había ido la cabeza, y le dije:

-Pero que dices papa, la tierra no esta viva, no habla, no respira, la tierra es… pues la tierra, es de donde cogemos setas para llevárselas al abuelo.

El me miro entonces con sus ojos grandes y sin decir nada, pero con una sonrisa que nunca olvidare me cogió de la mano y camino conmigo en un silencio largo pero que en ningún momento fue incomodo, fue de esos silencios bonitos, de esos que te hacen macerar los pensamientos y las emociones, de esos silencios que no te importa compartir con una persona a la que quieres de verdad.

Miro ahora una de las estanterías que tengo en mi casa, madre mía, casi mil libros en mi salón, quien me lo iba a decir cuando siendo un chaval, en mi casa no había casi libros, teníamos cuatro o cinco novelas, algunos libros de cocina de mi madre, y poco mas, pero recorriendo la mirada por mi librería, veo uno que me llama la atención, esta ajado y amarillento, con una portada negra, pone en la solapa, Dragones y Mazmorras “Elige tu propia aventura” y me retrotrae a otro recuerdo de mi padre.

Mi padre me regalo ese libro, pero no fue el primero, mi abuela, una mujer que sufrió mucho en la dictadura pero que nunca renuncio a la cultura ni siquiera cuando enfermo de alzheimer fue capaz de abandonar su ritual diario de lectura, fue ella quien me compro mis primeros libros, que aun conservo con un cariño especial, y en un lugar de honor en mi humilde biblioteca.

Ella siempre me regalaba cuentos de Perrault y cuando mi padre, poco aficionado a la literatura, y ya no digamos a la fantasía me trajo este libro, le mire, entre extrañado y sorprendido y me dijo:

-¿No te gusta la fantasía?, me ha dicho tu madre que no haces mas que ver esa película de Conan el bárbaro

-Siiii, si -le conteste

Estaba alucinado, porque era un libro que tenia mapas y dibujos y encima me lo había regalado mi padre.

-Gracias papa – le dije

El me miro, con esa cara, con la que casi siempre me miro durante su vida, mezcla de amor, de esperanza y de disciplina y me dijo.

-Hijo, no me importa que te gusten estos libros de fantasia, pero tienes que estudiar, estos libros no te van a llevar a nada, yo quiero que seas abogado, quiero que seas lo que yo no he podido ser.

-Papa -le dije- yo no quiero ser abogado, yo quiero ser…

-Basta, me interrumpió, hazme caso que soy tu padre y se que es lo mejor para ti.

Como casi siempre, el no quería escuchar algo que no fuese su idea preconcebida de lo que es ser un gran hombre, y mas cuando se vive en un pueblo, tenia que ser abogado, casarme con la mujer mas rica del pueblo, tenia que prosperar, eso era para el la felicidad.

Otra vez, ya mayor, cuando ya había defraudado todos sus sueños y me había convertido en poeta de relativo éxito y articulista ocasional fui a verle, con mi mujer y las niñas, y después de jugar un rato con su abuelo, la mayor me sorprendió cuando le pregunto a mi padre:

-Abuelo, ¿tu quieres a papa?, ¿porque no vienes nunca a vernos a casa?

El después de unos segundos de un silencio como nunca he oído otro igual, esos silencios, que hacen mas ruido que una bomba estallando dijo.

-Si, quiero a tu padre

-¿Y porque no se lo dices? Papa me lo dice a mi todos los días, y yo no te he oído decírselo nunca, y a mi me lo dices mucho…

Mi padre entonces cogió la mano de mi hija, y mirándome a mi a los ojos dijo:

-Nosotros eramos hombres de campo, era otra época, teníamos que ser duros, callados, trabajar, pero ahora te lo digo, te quiero, y siempre lo he hecho, y sobre todo quiero que sepas que estoy orgulloso de ti.

Mi hija le miro, como si estuvieron loco, como yo tantas veces hice a su edad, pero en ese momento, después de tantas cosas, de sentir que le decepcione, de los enfrentamientos que hubo entre el y yo en mi adolescencia, de sentirme tan solo tantas veces, por fin me sentí querido, por mi padre.

El al poco tiempo murió, pero siempre estará en mi corazón, siempre, en mis escritos, en mis poemas, en mis libros, en mis hijas que ahora duermen como los ángeles que son, y en las gotas de lluvia que caen en mi ventana como si fuera lagrimas en este otoño sombrío, en todo, el esta, y estará siempre presente..

​”La epopeya de Gilgamesh” Anonimo

RESEÑA

La epopeya de Gilgamesh es una narración sobre las aventuras de Gilgamesh y su amigo Enkidu en tablillas de arcilla y escritura cuneiforme, de origen sumerio y considerada como la narración escrita más antigua de la historia (alrededor de 2000-2500 años adC). Una de las tablillas hace referencia al episodio de la Biblia sobre el diluvio. Las doce tablas indican un orden astrológico de la obra. Las aventuras para matar al gigante Khumbaba, el descenso a los infiernos y la relación entre dioses semidioses (Gilgamesh) y personas le dan un claro origen prehelenístico.
Origen de la historia
La epopeya fue transcrita para el Rey Ashurbanipal de Nínive, quién trató de coleccionar copia de todos los documentos escritos del mundo por él conocido. Hacia el año 612 adC, Nínive fue destruida por invasores y sólo fue ubicada nuevamente hacia 1845 por el explorador británico Austen Henry Layard, cerca de Mosul, en Iraq.
Del contenido de su biblioteca, actualmente se conserva una pequeña fracción, compuesta por 25.000 tabletas, depositadas en el Museo Británico, donde fueron traducidas por George Smith a partir de 1872. Más recientemente, en 1984, se tradujo el poema con la participación del escritor John Gardner.
El poema cuenta la historia de las aventuras del Rey Gilgamesh de Uruk que debió gobernar hacia el año 2500 adC. El poema fue escrito muy posteriormente a su reinado, en base a las tradiciones orales y leyendas sumerias.
De las doce tablillas sobre Gilgamesh, once conforman el poema, probablemente escrito hacia la primera mitad del II milenio adC y la última representa una narración de origen independiente, sobre el mismo rey, más reciente que las anteriores, hacia el final del I milenio adC.