La poesía es dolor

La poesía es dolor,
dolor por un mundo injusto,
dolor por los que sufren,
dolor por mirarte en el espejo
y verte irremediablemente
más viejo, más feo y más diablo.
La poesía es dolor,
yo la descubrí
con el dolor del desamor,
la descubrí cuando mi alma desolada no era más que un rastrojo,
una brizna, un estúpido pingajo
sin sentido,
la poesía sólo es dolor
que no hace más que  salirte
por cada poro de tu cuerpo,
y cuando lo hace te sana,
te calma el alma,
al menos por unos instantes,
al menos cuando estas escribiendo, sabes que por fin eres libre,
que eres feliz,
que eres hombre,
en ese momento
sabes que eres poeta.

Un día feliz

Esta mañana abrí los ojos,
y el sol los inundó,
cuando mi cerebro despertó
y mis pupilas
se acostumbraron a la luz,
me di cuenta que era
un día maravilloso,
y efectivamente
cuando hable contigo,
y tu voz sensual y tu mirada
me rodearon,
cuando tu lengua bífida
me encandiló supe que lo era. Después baje a por un vino,
y antes de subir a casa
me quedé en el parque
leyendo a Lorca
mientras que el sol
iluminaba todo a mi alrededor,
sabía que era un buen día,
y Federico,
me  ayudó a corroborarlo.
El sol, la poesía, el vino
y sobre todo tu compañia
siempre hace despertar en mi
una sonrisa,
esa que lo cambia todo
dentro de mi,
esa que hace que
un día como hoy
sea un dia feliz.