“Estatutos del Hombre”(Acta institucional permanente) de Thiago de Mello.

Artículo I.

Queda decretado que ahora vale la verdad, 

que ahora vale la vida

y que con las manos unidas

trabajaremos todos por la vida verdadera.

Artículo II.

Queda decretado que todos los días de la semana, 

incluso los feriados más solemnes,

tienen derecho a convertirse en mañanas de domingo.

Artículo III.

Queda decretado que a partir de este instante
habrá girasoles en todas las ventanas,

que los girasoles tendrán derecho

a abrirse dentro de la sombra

y que las ventanas han de permanecer, el día entero,

abiertas hacia el verde donde crece la esperanza.

Artículo IV.

Queda decretado que el hombre

no precisará nunca más dudar de los seres humanos.

Que cada hombre confiará en su especie

Como la palmera en el viento,

Como el viento en el aire,

Como el aire en el campo azul del cielo.
Parágrafo único:

Un hombre confiará en los hombres

como un niño pequeño confía en los otros.

Artículo V.

Queda decretado que los hombres

están libres del yugo de la mentira.

Nunca más será necesario usar la coraza del silencio,

ni la armadura de las palabras.

El hombre se sentará a la mesa

con el corazón limpio,

porque la verdad será servida antes de la sobremesa.

Artículo VI.

Queda establecida, por lo menos durante diez siglos,

la práctica soñada por el profeta Elías,

en la que lobo y cordero pastarán juntos

y su alimento tendrá el gusto mismo de la aurora.

Artículo VII.

Por decreto inderogable queda establecido

el reinado permanente de la justicia y la claridad.

Y la alegría será bandera generosa

por siempre resguardada en el alma del pueblo.

Artículo VIII.

Queda decretado que el mayor dolor siempre ha sido y será

no poder darse en amor a quien se ama,

sabiendo que precisamente esa agua

es la que da a las plantas el milagro de la flor.

Artículo IX.

Queda permitido que el pan cotidiano

ofrezca a cada hombre los signos de su esfuerzo.

Pero, sobre todo, que tenga siempre el dulcísimo sabor de la ternura.

Artículo X.

Queda permitido a cualquier persona,

en cualquier hora de su vida,

usar el traje más blanco.

Artículo XI.

Queda decretado, por definición,

que el ser humano es un animal que ama

y que por eso es bello,

mucho más aún que la estrella de la mañana.

Artículo XII.

Decrétase que nada será obligado ni prohibido:

todo será permitido,

incluso brincar como los rinocerontes

y caminar por las tardes

con una inmensa begonia en la solapa.
Parágrafo único:

Sólo una cosa queda prohibida:

hacer el amor sin amor.

Artículo XIII.

Queda decretado que el dinero

no podrá comprar jamás el sol de las mañanas venideras.

expulsado del gran baúl del miedo

será sólo una espada fraternal

para defender el derecho a cantar en la fiesta del día que nace.

Artículo final.

Queda vetado el uso de la palabra “libertad”.

Será suprimida en los diccionarios

y en el pantano engañoso de las bocas.

A partir de este instante

la libertad será algo vivo y transparente,

como un fuego, como un río, como la simiente del trigo,

y su morada será por siempre

el corazón de los hombres.

​Poesía clásica japonesa (Kokinwakashu).Traducción de Torquil Duthie.


RESEÑA:

El «Kokinwakashu», comúnmente abreviado como «Kokinshu», es la antología de poemas compilada por orden imperial en la capital Heian (Kioto) a comienzos del siglo X. De esta colección de poesía clásica japonesa, la «Colección antigua y moderna», la presente edición ofrece cien poemas, en traducción directa del japonés. Durante más de mil años, desde el tiempo de su recopilación hasta principios del siglo XX, el «Kokinshu» ha sido el clásico por excelencia de la poesía japonesa y ha servido de inspiración tanto a poetas como a escritores de narrativa. En particular, el tema principal del «Kokinshu»—la dialéctica entre el carácter transitorio de las estaciones y su naturaleza cíclica—se convertiría en la base de todo lo que consideramos hoy en día literatura clásica japonesa. Esta traducción no sólo obedece a la intención de verter al castellano cada poema singular, sino además de traducir el lenguaje poético de la colección entera. Cada poema es parte de un sistema de asociaciones y connotaciones dentro del cual cobra significado. La edición incluye también el «Prefacio en kana» a la colección (el primer tratado sobre poesía escrito en Japón), y acompaña la traducción con una introducción, un cuidado aparato de notas e índices, que aclaran los contextos histórico-sociales y las características formales y temáticas de la obra.
#LibrosLeidos2017

EL VIAJE COMIENZA…

Por fin estaba en el avión. ¡Cuánto había soñado con aquellas vacaciones! ¡Sol, playa, atardeceres mediterráneos como los que tantas veces había visto en las postales! No podía creer que en unas horas estaría en una isla griega…

Al bajar del avión, noté que hacía más frío de lo que esperaba. Mientras bajaba la escalerilla del avión, la azafata se despidió amablemente diciéndome “Feliz estancia en Oslo, señorita…

No me lo podia creer, ¿y ahora que hacia?. Rapidamente me dirigi a un hotel cercano al aeropuerto para hospedarme y comprar ropa de abrigo.

Sin embargo parecia que la mala suerte no me iba a abandonar. El hotel estaba hasta los topes, asi que no solo estaba en una ciudad completamente distinta a la que yo habia reservado en la agencia de viajes, si no que encima ese fin de semana iban a entregar el premio Nobel de la Paz, y claro, todo estaba hasta los topes.

Decidi buscar algo de ropa de abrigo y buscar alojamiento, aunque fuese un hostal, y despues llamar a la agencia (no me podia quedar en la calle hasta que me lo solucionasen)

Entré en una pequeña tienda de ropa, y despues de comprarme un abrigo bastante grueso, estuve andando por las atestadas calles de Oslo.

Por fin despues de dar muchas vueltas, encontre una pequeña casa que ofrecia habitaciones a precios economicos, y sin pensarlo dos veces me aloje.

Estuve llamando a la agencia de viajes, pero no me lo cogian, claro…los cambios horarios.

Asi que me dispuse a dar una vuelta y quizas tomar un chocolate caliente.

Hay que reconocer que Noruega a pesar del frio es preciosa, sus calles desprenden magia, aunque sus gentes son mas bien…secos, frios, casi mas que el tiempo.

Pero entre toda esa maraña de gente con expresion adusta en sus caras, una me llamo la atencion, no me lo podia creer, era Alfred Jones, mi escritor favorito, sus historias siempre me llegaban al alma, parecian escritas para mi.

Cuando pase a su lado me gire, pero no me atrevi a decirle nada, una vergüenza atroz me atenazaba, sin embargo el debio darse cuenta de que le miraba, porque se giro y me saludó.

-Buenos dias, me parece que acabo de encontrar a una persona aun mas perdida y desconcertada que yo.

Yo solo podia sonreir como una idiota, y acerté a contestarle, -si, si, yo no tendria que estar aqui. Y atropelladamente le dije sin tiempo a contestarle -es usted mi escritor favorito, he leido todas sus novelas.

El con una sonrisa en los labios, me dijo, vaya, siempre es un placer dar con una admiradora. ¿Le apetece tomar un cafe?

Yo acepte rapidamente, en breve estabamos en una alegre conversacion, el estaba alli, porque habia sido invitado para ir a la entrega de premios del Nobel, yo le conte la historia de mi viaje accidentado.

Despues de un rato de charla insustancial y divertida, le dije -tengo que confesarle que siempre me he sentido identificada con los personajes femeninos de sus novelas. ¿de donde saca la inspiracion para ellos?

-La saco de mi musa, siempre de ella, me contesto.

Ah, vaya, que interesante -conteste.

Y despues de unos segundos de silencio, me dijo.

-Mi musa eres tu Patrice, todas las historias que he escrito te parecen hechas para ti, porque lo son, porque tu existes desde que yo te he inventado.

Tu, tu vida, tus sentimientos, tus penas y alegrias, tus desamores, y hasta este desagradable cambio de destino en tus vacaciones, o nuestro encuentro, ha pasado porque lo he escrito yo, porque despues de tantas historias que has vivido, ya te conozco tanto que me he llegado a enamorar de ti y no se como pero ese sentimiento ha hecho que pases de ser un personaje creado por mi imaginacion y mis anhelos a ser alguien real, alguien tangible.

Yo no sabia como reaccionar, era cierto que me sentia como si esas historias fueran mias, pero no sabia si este hombre estaba loco, si lo decia en sentido figurativo, o si era verdad, pero algo dentro de mi me impulsaba a seguir a su lado y descubrirlo.

¿Y esta historia como sigue, la has escrito ya? -le pregunté

No Patrice, esta historia la escribiremos juntos los dos. -me dijo dandome la mano mientras que saliamos del cafe, dirigiendonos a un futuro incierto.