EL INFIERNO ES UNA PUERTA CERRADA

Hasta cuando me moría de hambre las notas de rechazo difícilmente me molestaban: sólo creía que los editores eran verdaderamente estúpidos y sólo fui y escribí más y más. hasta consideraba los rechazos como acción; lo peor era el buzón vacío. si una debilidad o un sueño tuve fue sólo querer ver a uno de aquellos editores que me rechazaron, ver la cara de él o de ella, la forma en que vestían, la forma en que cruzaban una habitación, el sonido de su voz, la mirada de sus ojos… sólo una mirada a uno de ellos-ves, cuando miras esto un pedazo de papel impreso diciéndote que no eres muy bueno entonces hay una tendencia a pensar que los editores son más parecidos a dioses que lo que son. el infierno es una puerta cerrada cuando te estás muriendo de hambre por tu maldito arte pero algunas veces sientes al menos que echas una mirada a través del ojo de la cerradura. joven o viejo, bueno o malo, no creo que nada muera tan lenta y duramente como un escritor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s